Temporada de agradecimientos

[English version: click here]

A pocos días de “Acción de Gracias” (Thanksgiving de acá en más), veo algunas personas haciendo su “lista de agradecimientos” (un item por día) en facebook y etcs por el estilo. Para mis queridos argentinos, Thanksgiving no es sólo un día para comer pavo hasta el hartazgo. Hay además un montón de guarniciones y postres. Era un chiste. Thanksgiving es (o debería ser) una fecha para ser agradecidos y valorar quienes somos y lo que tenemos. Me gusta esa idea; es un buen “ejercicio” enfocarse en lo bueno que nos rodea y estar agradecidos por eso (a quién le agradecemos es otra cuestión, y no me voy a meter eso ahora). Así que acá está mi lista de agradecimientos; estas son las cosas por las que yo estoy agradecida (el orden no denota importancia).

Estoy inmensamente agradecida por mi educación. En mi vida tuve acceso a muy buena educación en todos los niveles, y es difícil explicar lo muy importante que fue (y es) para mí. Y no sólo eso: fui a un secundario público y también a la universidad pública, así que estoy agradecida por no haber tenido que pagar por una educación de calidad. Siento que le debo algo al país (y no “alguito”; mucho) y espero algún día poder retribuirlo. Esta educación me abrió muchas puertas, entre ellas estar ahora en East Lansing continuando con mi aprendizaje. También estoy agradecida por la educación que estoy recibiendo en EE.UU., y por todo lo que estoy aprendiendo “informalmente” mientras estoy acá.

Y esa educación por la que tan agradecida estoy no hubiese sido posible sin el apoyo de mis viejos. Ellos siempre creen en mí, incluso en esos momentos en los que yo me siento un fracaso. Me dieron todas las oportunidades y siempre me alentaron, pase lo que pase. El estar en East Lansing es un gran ejemplo de esto: ninguno de los dos me dijo nunca que no lo hiciese o que me quedase “en casa” con ellos; esto era lo que yo quería, así que también se convirtió en su objetivo. Mis viejos son lo más, y no tengo palabras para agradecerles por tanto.

La rompen. Mis viejos la rompen.

También estoy agradecida por los amigos que tengo y por los que tuve. Pero sobre todo por los que tengo; estoy muy agradecida por tener amigos de fierro que están conmigo a pesar de la distancia y la diferencia horaria. También estoy agradecida por los amigos que hice acá, porque hacen que mi vida sea más llevadera, hasta “disfrutable”.

Ale (izq.) y Quique (der.)

Pau (izq.) y Ian (der.)

Dofi y yo en un muy aburrido laboratorio de química industrial.

Nico es otra razón para estar agradecida. Tuve la suerte de encontrar a alguien dispuesto a intentar una relación a distancia y pelearla para que funcione, para transformarla en una convivencia que vale la espera. Sí, claro, a veces me gustaría que fuese más romántico, o más ordenado. Sería feliz si lavase los platos que ensucia al desayunar o si no dejase su ropa tirada por toda la pieza. Recibir flores más seguido estaría bueno. Pero saben qué? Estoy hablando del tipo que caminaba hasta la biblioteca en el invierno de Chicago para chatear conmigo cuando todavía no tenía internet en su departamento. El mismo tipo que me va a buscar al laboratorio a medianoche cuando mis experimentos duran más de lo planeado. Sí, ese que me abraza dormido a la noche y me sorprende (esto me parece lo más tierno del mundo, pero no le digan que les conté, sí?). En serio quieren más? Vino conmigo cuando corrí mi primer 5K (en Thanksgiving del año pasado), y se puso contento por mí pese a que tuvo que esperarme en la calle cuando hacía mucho frío. Además me hace reir, Mucho. Y cocina como los dioses. Y me quiere y yo lo quiero a él. Y estoy agradecida por eso.

En el campus de Northwestern – Marzo 2009.

Y estoy agradecida por nuestras gatas, claro! Nos cambiaron la vida. Me hacen sentir como en casa, y me hacen compañía cuando trabajo (y cuando hago fiaca). Me encanta ver lo contento que Nico está con ellas, y aunque me queje, me encanta que duerman con nosotros (bueno, conmigo; en mi almohada la mayor parte del tiempo).

Estoy agradecida por mis sobrinos. Llegaron a mi vida cuando ya había perdido la esperanza de que hubiese bebés en la familia. Todavía me acuerdo de la primera vez que tuve a Joaquín en brazos, cuando tenía menos de un día. Ellos me hicieron descubrir algo en mí que no sabía que existía. Es increíble lo mucho que podés querer a alguien desde el momento en que lo ves por primera vez. Es increíble cuánto amor pueden dar. Simplemente, los amo.

Joaquín, mi sobrino mayor. Tenía 3 años en la foto. Ahora tiene 7.

Estoy agradecida por mi familia, que no es numerosa, y también por mi familia “extendida”. La familia de Nico ha sido una gran incorporación a mi familia; es muy lindo tener un poco de familia acá, y poder pasar Thanksgiving con ellos. La perspectiva de nuestra cena argentino-estadounidense me llena de alegría 🙂

Volviendo al aspecto educativo/laboral, estoy muy agradecida por mi director de tesis. Jim cree en mí y me alienta; ve un potencial en mí que yo soy incapaz de ver. Desde que empecé a trabajar en el grupo aprendí un montón, y sé que voy a seguir aprendiendo, y estoy agradecida por tener a Jim guiando el proceso. No, no soy chupamedias. Realmente agradezco el trabajar para él. También estoy agradecida por mis compañeros de labo. Al principio no era tan así, pero ahora puedo ver lo copadas que son las personas con las que trabajo. Me han ayudado un montón, y sé que me voy a seguir aprovechando de su buena onda por un algunos años más. Es lindo llegar al labo y que te saluden con una sonrisa; está bueno trabajar en un buen clima.

También agradezo por mis modelos a seguir. Son muchas las personas que han inspirado (y me inspiran) a ser mejor [esto es una obra es construcción]. Claramente estoy incluyendo a gente como Marie Curie en esta lista (sí, ella es mi heroína número 1), pero estoy aún más agradecida por la gente que conocí, con la que pude interactuar. Gente como profesores, compañeros de laboratorio, amigos. Algunos de ellos son modelos a seguir en muchos aspectos, y otros quizás sólo lo son por una cosa, pero todos ellos me inspiran. Está muy bueno tener gente a la que admirar y respetar.

También agradezco por mis alumnos, los argentinos y los gringos. Enseñando de aprende muchísimo! Ha habido buenos y malos momentos, pero en general disfruté y disfruto de la docencia, y sé que enseñar me ayuda a superarme y convertirme en una mejor docente.

Estoy agradecida porque soy más fuerte y valiente de lo que creo. Prueba de eso es que estoy acá. Pero hay también otras muchas cosas menores, y estoy orgullosa de ellas (aunque la mayoría del tiempo no lo recuerde). Fui valiente y me animé a correr, incluso a intentar una media maratón (y ya van a ver que no será la última). Fue valiente y me hice un tatuaje. Todos los días crezco un poquito, y sé que eso es en parte porque soy valiente. Incluso aunque me olvide y me crea cobarde, hay cierta fuerza adentro mío que me hace seguir adelante. Estoy realmente agradecida por eso.

Seguro que me olvido de algo. Seguro que en los próximos días se me ocurren varias cosas para agregar, pero por hoy basta.

Finalmente, si llegaste hasta acá leyendo, te agradezco por eso.

Advertisements
This entry was posted in Castellano. Bookmark the permalink.

One Response to Temporada de agradecimientos

  1. Pingback: Gratitude Season | Chubi Life

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s